miércoles, 25 de junio de 2008

Asistencialismo

Conclusión de la Cháchara de Asistencialismo:

El término asistencialismo está relacionado con la política. Esta es una ayuda que ataca problemas de sectores necesitados de manera paliativa. Es una solución inmediata a las necesidades básicas. De alguna manera, ha sido asociado al clientelismo.
Hay dos maneras de ver el asistencialismo. Por una parte, el lado negativo, plantea que se crean problemas ya que la gente que recibe esta asistencia se queda (o puede quedarse) en esa zozobra. Del mismo modo, el término se asocia directamente con el trabajo del Estado. La problemática se produce al subsidiar sin solucionar el asunto de raíz. Además, el riesgo que tiene el asistencialismo es que se denigra al no creer en las capacidades de la otra persona.

El lado positivo es que asiste, socorre; es una ayuda humanitaria que soluciona problemas básicos. Entonces, el asistencialismo, en una primera fase, puede ser propicio.

Hay que recalcar que esta palabra no se encuentra en el diccionario. Pero que proviene de asistencia, que es ayuda o socorro. El tema del asistencialismo se puso en boga hace algunas décadas. Tuvo una acepción negativa, ya que la visión que tenía era algo paternalista. Ejemplo de la limosna: uno da y así es más bueno (te ganas el cielo).Quienes contrarrestaban esto, buscaban cambiar la visión del pobre y fue así como fue formándose un juicio de valor negativo en torno a esta palabra.A lo largo de la cháchara del martes se plantearon diversos cuestionamientos. Algunas de las preguntas quedaron abiertas mientras que en otras no hubo una sola respuesta.

Primero vamos a presentar todas las interrogantes:
Gonzalo Talavera explicó como Techo, desde fuera, puede parecer asistencialista. “Por más que las familias paguen, lo cual les requiere mucho esfuerzo y es algo realmente significativo”, por más que ello le de un sentido de pertenencia y le quite la categoría de regalo, hay una pregunta que siempre surge: ¿Eso nos hace realmente no asistencialistas?

Pero para contestar esto, señaló, hay que tener en cuenta algunas cosas. Por más que al inicio ya se definió el asistencialismo, hay algunas lagunas sobre qué determina una actividad/proyecto asistencialista de uno no asistencialista.

Entonces: ¿El asistencialismo se define por el plazo en el que se da una solución (inmediato o no inmediato) o se define por el modo de solucionar el problema? Por otra parte: ¿La participación del beneficiario determina si el proyecto es más o es menos asistencialista? Otra pregunta: ¿el asistencialismo se define por el subsidio que se da? Es decir, ¿si cobráramos más seríamos menos asistencialista? Todas estas interrogantes nos llevan más interrogantes: ¿Hay grados de asistencialismo? ¿El asistencialismo es bueno? ¿Es malo? ¿Techo es asistencialista?

Una opinión que se sostuvo en la cháchara, planteaba que el asistencialismo es una solución inmediata a una necesidad de corto plazo que no puede categorizarse, ya que hay que ver qué viene después. Puede llegarse al asistencialismo si no se da nada después de dicha asistencia. Es entonces que sale a relucir el valor de Habilitación Social, que busca que la comunidad sea propulsora de su propio desarrollo. Por otro lado, hay posiciones que postularon que el asistencialismo no es bueno, ya que aquello regalado no tiene un sentido de pertenencia para quien lo ha recibido. Aquello que uno consigue con su propio esfuerzo tiene más valor. Es decir, algo por lo que uno ha luchado tiene un mayor valor de pertenencia. He ahí la importancia de los 200 soles que paga cada familia.

Es entonces que surge nuevamente la pregunta que hizo Gonzalo: ¿Hay grados de asistencialismo o la diferencia es cortante (asistencialista y no asistencialista)?A esto, Jose (de formación) contestó que sí parecían haber grados del asistencialismo: “Entonces, no es malo asistir, en tanto uno no acostumbre al sector ayudado a que todo es fácil”.
La ayuda asistencialista no es mala, en tanto uno maneje su grado de asistencialismo.

Ante esto, muchos techeros dijeron que, en el caso de Techo, si bien en un inicio pueda parecer asistencialismo ya que aportamos y no solucionamos el problema de raíz esto es un comienzo, es una primera etapa. Hay que contar que después de esa primera etapa viene Habilitación social. Esta etapa busca el desarrollo de la comunidad, lo cual no es asistencialista. No obstante, hay que pensar que cada etapa (construcción, habilitación, etc.) tiene sentido en sí misma. No hay que limpiar el “asistencialismo” de la primera etapa (construcción) con la propuesta de la segunda (habilitación social).

Es entonces que entra a colación un comentario de Camila (Coordinadora de Voluntariado), que es importante cuando se habla de asistencialismo, es el sentido de la urgencia. Por ejemplo, ante un terremoto, la emergencia te va a llevar a que, en un inicio al menos, la ayuda sea asistencialista. Pero no lo encuadremos solo en eso. Hay una urgencia en la pobreza misma. Por el hecho de que han sido pobres por mucho tiempo, deja de parecer que es un asunto urgente, sin embargo, la pobreza urge de ser solucionada. Tal y como señaló Mauricio (de Voluntariado): “Nos acostumbramos a la pobreza, pero, en verdad, en los dos casos en que ayudamos hay una emergencia: tanto en Pisco/Chincha como en los Asentamientos Humanos de Lima se vive en una situación de emergencia”. Y en eso no importa si la ayuda es asistencialista.

Si bien el dicho dice: “no regales pescados, sino enséñale a pescar”. Hay veces que, como señaló Rodrigo Balbontín, primero hay que darles los pescados y luego enseñarles a pescar o, incluso, para enseñarles a pescar hay tienes que darles las cañas de pesca. Hay situaciones en que uno tiene que ayudar para luego desarrollar.

Por otra parte, hay un tema importante y es que sí caemos en el asistencialismo. Pero podemos dejar de lado ese asistencialismo cuando se ve que la construcción enriquece más allá de la casa. Hay un enriquecimiento mutuo: el del voluntariado y el de la familia. Hay que recalcar que mediante la construcción se está enseñando la realidad.Es a partir de esto que muchos sostuvieron que, seamos asistencialistas o no, Techo tiene un sentido. Este se muestra en los voluntarios, en el hecho de que no se está mandando obreros y que se busca establecer una relación que acorte las brechas.

Entonces, dentro del asistencialismo hay que tener en cuenta la relación entre el que da y el que recibe. Las preguntas que surgen, llegado a este punto, son: ¿Quién tiene más poder que el otro? ¿Qué nos diferencia de quienes asistimos? Las respuestas fueron diversas y, de alguna manera todas contestaban la pregunta. Por un lado, uno ayuda porque quiere. Lo importante, entonces, es el qué nos acerca a la pobreza y la actitud que uno toma.

A esto, Alonso La Hoz (de Formación) señaló que cada uno en su propio grado, va al asentamiento engrandecido (con una mirada desde arriba). Pero al entrar en contacto con las familias, se produce un cambio. En las tres etapas se trabaja con las familias, pero también se trabaja con los voluntarios. Y lo importantes es romper esa separación. Es entonces que entra a colación la importancia del triángulo techero: llega un punto en el cual voluntarios y familias se unen. Hay interacción: no es un dar por dar. Techo enseña, o más bien, los voluntarios aprenden y se enriquecen en este momento. Habríamos de diferenciar, entonces, el asistencialismo mal dirigido de aquel que nos permite romper el ellos y nosotros, aquel que rompe brechas.

La ayuda que brinda Techo no se da por una satisfacción personal, sino que está buscando el bienestar de la otra persona, una persona que es como nosotros. Techo ayuda para esa necesidad vital que es la vivienda, pero nosotros recibimos asistencia al conocer una realidad. Entonces, el que asistencia también es asistido. Al darse este el caso, el asistencialismo se desvanece por el fin que buscamos, y (señala Gonzalo) “al ser nosotros los beneficiarios, estamos desdibujando el asistencialismo”.

En este momento, surgen diversas cuestiones que van más allá del asitencialismo, como:
La importancia de la conciencia social que es significativa dentro del trabajo de Techo. Y, por otra parte, el valor de la casa.

Sobre el primer punto, hay que resaltar un comentario de Carolina: “al conocer la realidad uno se siente responsable por aquellas personas que necesitan ayuda. Uno carga con esa mochila todo el tiempo”. Después de ir a un asentamiento y ver la pobreza que hay, uno toma una postura. En el caso de Techo, se asiste a las personas, facilitándoles una vivienda digna. Sin embargo, hay que preguntarnos qué tanta solución es la casa. Es entonces que llegamos al segundo tema. Este presentó muchos subtemas, todos relacionados entre sí.

Por un lado, solo hablando de la estructura, dar una casa brinda un espacio para vivir mejor. La vivienda “digna” te quita tantas preocupaciones de encima y abre muchas posibilidades, de esta manera, uno podría, tal vez, (a partir de esta vivienda) superar la pobreza. En síntesis, la primera etapa (la construcción/ la casa) da espacio para que la gente avance.

Virando hacia el tema de si esto es asistencialismo o no, se dijo que la asistencia que brindamos no es un regalo: la casa no se regala. Es un auxilio que llega a ser retribuido.
Asimismo, hay que resaltar que la casa es una excusa que establece una relación entre familias y voluntarios: uno da y recibe más que una casa. Ésta tiene un significado profundo más allá de la relación con la familia. Pero hay que tener en cuenta de que la casa no soluciona todo. En algunos casos, podría urbanizar la pobreza.

Del mismo modo, y esto es bien importante: la casa es un aliciente, un estímulo que lo impulsa a uno a más. De alguna manera, tal vez en menor medida que Habilitación social, la casa es un propulsor de desarrollo. Pero hay que tener en cuenta que también depende de la actitud de la familia.


Conclusiones:
Si bien hubo muchas preguntas que quedaron abiertas, se llegó a la conclusión de que hay grados del asistencialismo y que éste de alguna manera se define por el fin que se busca y por cómo se plantea la solución.

En el caso específico de techo, la casa abre oportunidades a las familias y les quita un peso de encima. ¿Es esto reprochable? Por su parte, la meta va más allá de la casa. Techo busca que los voluntarios conozcan una realidad que no les es ajena y, mediante su trabajo, acorta brechas y rompe los prejuicios que se forman desde los dos lados. Del mismo modo, enriquece tanto a las familias y a los voluntarios y crea lo que en la cháchara se llamó una relación gratificante. Todas estas cosas van a ir desdibujando el asistencialismo o presentarlo en menor grado. Si bien podría ser que Techo no acabe con la pobreza, (cito a Carolina) “está influyendo en otros y concientizándolos para que ellos ayuden a que ésta se supere”.

Entonces, si el trabajo de la primera etapa de Techo es asistencialista, es mediante esta forma que se va a poder, más adelante, ayudar al desarrollo de las familias. En situaciones de emergencia (y tanto en el sur como en los asentamientos nos vemos frente a una), el asistencialismo es una solución paliativa e inmediata, pero es un comienzo, nuestro trabajo no acaba ahí.

7 comentarios:

Natalia Moscol negrón dijo...

HOLA YO CREÉ UN PROYECTO ALIMENTICIO PENSANDO EN CUBRIR UNA NECESIDAD PRIMORDIAL EN LOS NIÑOS/AS DEL DISTRITO DE EL ALTO - TALARA - PERÚ, PORQUE ME INTERESA QUE SU RENDIMIENTO Y CAPACIDAD DE RENDIMIENTO MEJORE Y HASTA LA FECHA SIGUE MANTENIENDOSE Y NO LO CONSIDERO ASISTENCIALISTA. PERO SI ME PREOCUPA QUE NO LO ESTÁN LLEVANDO CON LOS MISMOS OBJETIVOS PARA LO QUE FUE CREADO. GRACIAS

Natalia Moscol negrón dijo...

HOLA YO CREÉ UN PROYECTO ALIMENTICIO PENSANDO EN CUBRIR UNA NECESIDAD PRIMORDIAL EN LOS NIÑOS/AS DEL DISTRITO DE EL ALTO - TALARA - PERÚ, PORQUE ME INTERESA QUE SU NUTRICIÓN Y RENDIMIENTO ACADÉMICO MEJORE Y HASTA LA FECHA SIGUE MANTENIENDOSE Y NO LO CONSIDERO ASISTENCIALISTA. PERO SI ME PREOCUPA QUE NO LO ESTÁN LLEVANDO CON LOS MISMOS OBJETIVOS PARA LO QUE FUE CREADO. GRACIAS

Natalia Moscol negrón dijo...

SE TRATA DE LOS DESAYUNOS ESCOLARES QUE SE EMPEZARON REPARTIENDO A 450 ALUMNOS DE LAS I.E. PÚBLICAS ENTRE NIÑOS/AS DE NIVEL INICIAL Y PRIMARIA Y LUEGO SE FUE EXTENDIENDO, TRABAJAMOS UN GRUPO DE PERSONAS CON CAPACIDAD DE SERVICIO LOS 4 AÑOS FUERON AD HONOREM, LA EMPRESA QUE LOS SUBVENCIONA ES LA EMPRESA PETROBRAS ENERGIA PERÚ DEL DISTRITO DE EL ALTO - TALARA - PERÚ

Nathaly Soraya López Moscol dijo...

HOLA YO TAMBIÉN ME UNÍ JUNTO CON MI HERMANO ROGGER AUGUSTO LÓPEZ MOSCOL A LA TAREA QUE REALIZABA MI MAMÁ Y NOS LEVANTABAMOS A LAS 3.30 AM. PARA IR A PREPARARLES SU DESAYUNO NUTRITIVO A TODOS ESOS NIÑOS QUE LO ESPERABAN ANSIOSOS Y TAMPOCO CONSIDERO QUE SEA UN ASISTENCIALISMO,AL CONTRARIO ERA UNA ACTITUD SOLIDARIA HACE MOSTRAR EL LADO POSITIVO DEL HUMANISMO QUE DA SOLUCIÓN A LOS PROBLEMAS BÁSICOS COYUNTURALES. EN ESE ENTONCES YO SOLO TENÍA 13 AÑOS Y MI HERMANO 10 AÑOS. ME SIENTO MUY ORGULLOSA DE MI MADRE NATALIA MOSCOL NEGRÓN POR SER LA GESTORA DE ESE PROYECTO.

Oscar Marti dijo...

HOLA ES BUENO QUE SE INFORME DE TAREAS COMO ESE PROGRAMA DEL DESAYUNO ESCOLAR QUE SUBVENCIONA LA EMPRESA PETROBRAS EN EL DISTRITO DE EL ALTO - TALARA - PIURA - PERÚ, SOY EXTRANJERO Y FUI POR UN INTERCAMBIO CULTURAL A ESE LUGAR Y ME GUSTÓ EL GESTO DE LA FAMILIA MOSCOL NEGRÓN QUE DABAN TODOS SUS ESFUERZOS PARA CUBRIR UNA NECESIDAD COMO ES EL LA NUTRICIÓN Y QUE MEJOR CON EL ALIMENTO BASICO QUE ES EL DESAYUNO Y SIN COBRAR NI UN SOL, ELLOS TENIAN QUE CAMINAR CERCA DE 10 CUADRAS DESDE LAS 3.30 AM. CON SU CANASTA DE PAN. TODO EN ARAS DEL BUEN DESARROLLO DE LOS NIÑOS/AS DE ESTE DISTRITO, YO ME UNÍ POR EL LAPSO DE UN AÑO Y MEDIO EN ESTA LABOR QUE NO ES OTRA COSA QUE UN ACTO HUMANITARIO.

Marcos Huamán dijo...

...buenas noches, todo esfuerzo por ayudar a los mas necesitados es bueno (desde el lugar donde nos encontremos ambito estatal, privado, etc.), la intervencio primaria e inmediata que puede hacerse es importante, pero estas acciones cuando son coordinadas con otras actividades y reciben la participacion y apoyo de otras instituciones la hacen sostenible en el tiempo y se puede superar el tema "asistencial"... no es una tarea facil pero creo que es la unica forma de lograr que estas personas que necesitan nuestro apoyo puedan sostenerse por ellos mismo...
Marcos Huamán Pérez

Carlos Muñoz dijo...

ES MUY INTERESANTE LO QUE SE MENCIONA EN ESTA PUBLICACIÓN, ME LLAMA LA ATENCIÓN YA QUE VERDADERAMENTE SON POCOS LOS QUE ENTIENDEN EL SISTEMA Y CÓMO FUNCIONA LA MANERA EN QUE VIVIMOS. CAEMOS EN CUENTA DE QUE NUESTRA BURBUJA EN LA QUE VIVIMOS HA SEGADO DURANTE AÑOS EL RAZONAMIENTO DEL MODELO DE VIDA Y QUE COMO TU DICES LAS OPORTUNIDADES NO SON PRETEXTO PARA DECIR “VIVIMOS BIEN” EN MÉXICO AÚN HAY QUE CAMBIAR LA MENTALIDAD DE MUCHAS PERSONAS, PARA PODER CAMBIAR NUESTRA MANERA DE VIVIR.